viernes, 13 de julio de 2012

El primero de miles.


Dependiendo de él. Porqué si él no está, ya no hay nada por lo que seguir aquí. Nada por lo que querer avanzar, nada que te ayude a caminar. Nada para aferrarte a seguir hacia delante, y no mirar hacia atrás. Nadie en quien apoyarse. Nada por lo que levantarse, o simplemente acostarse, para tenerlo en tus sueños una noche más. Ninguna razón de tus sonrisas, ni tampoco de tu llorar. Ninguna palabra bonita al hablar. Porqué es él, y solo él, y aunque estés con otros cientos de chicos, el primero siempre será el, siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario